24 SEP / 05 NOV 2021
10:00 - 16:00
CATEGORÍA: Instalación
OCTAEDRO consta de una imponente estructura de ocho metros de diámetro por tres metros de alto, en cuyo interior hay plantas artificiales y esculturas, situadas al centro de la sala. Frente a ellas una colección de fanales, objetos y cuadros, que invitan a reflexionar sobre el futuro y el pasado.
A través de un estudio sobre el mundo natural en Chile y sus condiciones ecológicas actuales, Pedraza defiende la tesis de que el Valle Central es seco, casi desértico, y que todo intento de verdor -pasto, arbustos y árboles- fue una construcción por parte de la élite política y la industria del siglo XIX. Hoy en día somos herederos de esta tradición y, al mismo tiempo, víctimas de los efectos que hemos provocado como seres humanos en el desarrollo del ecosistema.

La exposición es una mezcla del futuro con el pasado. “Futuro” en la construcción de la estructura de un octaedro completamente negro, se dibujó en el piso a través de vigas y en cada esquina se levantó, formando un techo lineal que en el centro se reunirán en un pequeño octaedro de dos metros de diámetro. Es una escultura, una estructura, una forma visual que se asemeja a las estructuras primarias del minimalismo, pero sin caras, como una osamenta. “Pasado” en el relleno de esta construcción: de octaedro pasa a convertirse en una glorieta. Tal como se construían en Europa, las glorietas conformaban un espacio artificial que asemejaba el estilo de alguna cultura extra-europea (China, India, etc.) dentro de ella se formaba un espacio de reunión para pasar el calor y dar sombra y ver el jardín que la rodeaba.

En OCTAEDRO es una glorieta de estilo espacial que observará el futuro natural, produciéndose el efecto inverso: se rellenará de plantas artificiales confeccionadas con pinturas que el artista encontró en ferias de antigüedades. Cada una fue recortada formando suculentas -especies nativas que habitaban el valle central, de hojas gruesas para mantener el agua ante la sequedad- y que se dispondrán en toda el área de ocho metros de diámetro. Al centro se concentra un grupo escultórico formado por yesos, resinas y espuma que imitan esculturas clásicas que el artista encontró también en estos mercados. Todo este arte venido a menos citará el pasado natural de nuestro ecosistema.
Frente a todo esto, Gonzalo Pedraza instaló fanales, macetas y cuadros para representar el paisaje seco y las plantas que hoy se mantienen en las casas, también hechas con recortes de pinturas, encapsuladas en vidrios para recrear la idea del congelamiento del tiempo. Es una forma de recordar el pasado natural del ecosistema nacional.
¿QUIERES MÁS INFORMACIÓN?

DOC: CP-OCTAEDRO.docx (226 KB)

LIBRO DE VISITAS

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

seventeen − 16 =

Compartir