CONÓCENOS

Desde hace más de 160 años, CCU ha creado novedosos caminos de acercamiento a la comunidad, transmitiendo valores positivos como la creatividad y la perseverancia.

De esta forma, en 1993 se desarrolla el concepto de “Acercar el Arte a la Gente”, buscando unir a las personas mediante actividades culturales. Junto a Cerveza Cristal, se hizo realidad este apoyo, posibilitando que miles de personas pudieran disfrutar de las creaciones y logros de talentosos artistas nacionales. Años más tarde, se dio forma a “CCU en el Arte”, plataforma desde la cual se ha apoyado y acompañado a diversos artistas y proyectos culturales.

Hoy en día CCU en el Arte cuenta con una programación integrada de actividades que operan en los siguientes programas.

NUESTRA HISTORIA

Nuestros
Primeros pasos
De cordillera
a mar
Traspasando
fronteras
Un legado para
las futuras
generaciones
En qué
estamos hoy
1990

A principios de los 90, Cerveza Cristal en el Arte, fue precursora en el auspicio a actividades culturales, apoyando a jóvenes promesas y a consagrados artistas a desarrollar sus proyectos. Esta campaña, de acuerdo al dinamismo y grandeza de la marca, tuvo como objeto contribuir al crecimiento cultural de la comunidad, posibilitando de manera innovadora que miles de chilenos se acercaran a sus valores estéticos nacionales.

Desde entonces, en CCU hemos buscado ser un respaldo permanente para los artistas chilenos, brindando apoyo al exponer en diversas galerías y centros culturales, así como en el Museo Nacional de Bellas Artes o el Museo de Arte Contemporáneo, en Santiago. Del mismo modo, CCU y sus marcas, han apoyado el desarrollo de decenas de muestras en regiones y en el extranjero. Estos eventos culturales han tenido como protagonistas a más de 270 pintores chilenos, despertando el interés del público en torno a estas actividades.

La trayectoria de CCU también ha incluido remates de pintura a beneficio de entidades sin fines de lucro. A todo ello se ha sumado el apoyo al Museo Artequín, orientado a la educación y difusión de reproducciones pictóricas y escultóricas de arte universal.

No obstante, su aporte no se limita solo a las artes visuales, ya que  también han sido patrocinadas temporadas teatrales de la Universidad Católica, una gran diversidad de obras tanto en Santiago como en regiones, y la creación, en 2005, del Teatro Lastarria, contribuyendo así al desarrollo del arte  escénico de grupos teatrales emergentes y de larga trayectoria.

 

1993

Complementariamente al trabajo realizado en el plano de las artes visuales y escénicas, CCU también ha incorporado a su línea de acción el rescate de nuestras expresiones literarias con el Taller Entrelibros, desarrollado en conjunto con la “Revista de Libros” del Diario El Mercurio.

En materia de publicaciones, en 1993, CCU presentó el libro “Los Más Grandes Momentos del Deporte Nacional” y al año siguiente, “Los Más Grandes Momentos del Arte Nacional”.

En ambas ediciones se hizo una selección de los principales personajes que han intervenido en nuestra historia deportiva y artística. Finalmente, CCU auspició la publicación “Códice Malloko”, volumen que transmitió, hace más de 10 años, la audaz propuesta creativa de los artistas Patricio Flaño, Juan Enrique Gabler y Félix Lazo.

2002

La música es otra de las manifestaciones culturales que ha contado con el apoyo de CCU y sus marcas. Por más de diez años la Compañía ha apoyado a la Corporación de Amigos del Teatro Municipal y el 2002 se suma a un convenio con este centro artístico para aportar nuevos recursos que permitan ofrecer funciones gratuitas de ballet y ópera abiertas al público.

A este apoyo a la música selecta se suman los megaconciertos de artistas de gran envergadura mundial como Paul McCartney, Rod Stewart, Bon Jovi, Michael Jackson, Roger Watters, U2, Luis Miguel, La Ley, Pearl Jam, Simply Red, Gun’s and Roses, Lenny Kravitz y Shakira, entre muchos otros, junto al apoyo a la música local e internacional a través del Festival de Viña del Mar.

1990

Con la finalidad de descentralizar el arte de sus escenarios habituales, generalmente en Santiago, hemos creado versátiles formas de llevar la cultura hasta los puntos más apartados de la geografía nacional. Desde 1994, realizamos muestras itinerantes de nuestra colección, llegando a lugares tan lejanos como Arica o Punta Arenas, inclusive visitando Isla de Pascua. Este proyecto ha ofrecido a los habitantes de distantes ciudades, pueblos y provincias la oportunidad de acceder a significativas creaciones en su propia zona, junto con aprender a identificar las corrientes y técnicas que han incidido en la historia de la plástica en Chile. En esta línea de “Itinerancias”, hemos llevado parte de nuestra colección a la mayoría de las universidades chilenas, fomentando el conocimiento sobre artistas consagrados y emergentes, posibilitando y generando en estudiantes su apertura hacia el arte, dándoles la oportunidad de apreciar un gran número de exponentes de la pintura chilena contemporánea. Asimismo, parte de las muestras itinerantes  han recorrido una importante cantidad de municipios, en su intención de fomentar el gusto por el arte en diversas comunas y personas. También hemos promovido el arte en distintos colegios, incentivando a niños y jóvenes a interesarse por las artes visuales y el patrimonio tangible que estas obras comunican a la sociedad. Finalmente, en los últimos años hemos querido llevar el arte a hospitales, trasmitiendo a pacientes y sus familiares los valores de esfuerzo, perseverancia, y alegría de vivir, a través de muestras coloridas y positivas que potencien y mejoren su calidad de vida.

1994

Con el objeto que los chilenos conozcan el arte que ya cuenta con un reconocimiento internacional, CCU ha participado en algunas de las muestras más relevantes acontecidas en el país, entre ellas: la inauguración de la Galería AMS Marlborough en Santiago (1995), en cuyas paredes se colgaron lienzos de Claudio Bravo (Chile), Fernando Botero (Colombia), Larry Rivers (EE.UU.) y Manolo Valdés (España). Posteriormente, la marca respaldó una exhibición de grabados del célebre autor Pablo Picasso.

Por otro lado, CCU también ha posibilitado que los talentos nacionales lleven sus obras al exterior. En 1994 trasladó a Europa los lienzos de cuatro brillantes pinceles: Matías Pinto D´Aguiar, Samy Benmayor, Carlos Maturana (Bororo) y Pablo Domínguez, apoyándolos para que exhibieran en Alemania e Italia. Más tarde, CCU llevó a Grecia los cuadros de Gonzalo Cienfuegos, Concepción Balmes, Mario Toral y otros doce pintores, para la exposición “Eterna Helade”. Continuando con la difusión de las propuestas chilenas más allá de la frontera nacional, a mediados de 1996 CCU llevó a Italia las telas de Diego Maquieira, Patricia Ossa y Bernardita Zegers, y en 1998, las de Ciro Beltrán a Polonia y Alemania.
A principios de 1996, CCU invitó al artista colombiano Fernando Botero a exponer en el Museo Nacional de Bellas Artes. La muestra estuvo integrada por seis esculturas monumentales hechas en bronce, de más de tres metros de altura, las cuales habían circulado antes por escenarios tan famosos como los Campos Elíseos de París y Park Avenue de Nueva York. Botero también expuso 40 dibujos sobre papel y 25 sobre tela, sumado a algunas acuarelas, obras realizadas en la década de los noventa y traídas desde Zurich. Asimismo, y haciendo gala de su creatividad, convocó a esta muestra a “rellenitas” promotoras, reforzando su espíritu y haciendo notar que la belleza se encuentra en todas sus formas y no solo en las curvilíneas.

2000

Como tributo a la comunidad, a fines de 2000 y enmarcado en la celebración de sus 160 años de tradición, CCU donó a la Ilustre Municipalidad de Santiago “Monumento a la Amistad”, una escultura de 7 metros de altura del artista Osvaldo Peña, que fue instalada en la esquina de Alameda y Estado, y sorprende a los transeúntes por su imponente aspecto. En ese mismo año, y continuando con nuestra tradición por acercar el arte a la gente, y contribuyendo con el legado histórico y arquitectónico de la Compañía,  CCU aportó a la comunidad  el juego escultórico “Unidos”, de la destacada escultora Marcela Romagnoli, celebrando de esta forma la inauguración del Edificio CCU que se emplaza en el mismo terreno, donde hace 120 años, fuera inaugurada la emblemática Fábrica de Cerveza y Hielo Gubler y Cousiño, que años más tarde, en 1902, llegaría a formar parte de CCU. En el mismo edificio incorpora una obra de arte conceptual del destacado artista Cristián Salineros, un mural que ser apreciado desde la plaza escultórica.

En el 2008, CCU inaugura la Sala de Arte CCU, extendiendo su apoyo a los artistas chilenos contemporáneos de vasta trayectoria o incipientes pasos en la realización y difusión de sus creaciones. La Sala de Arte CCU albergará un nutrido programa de actividades culturales multidisciplinarias, considerando diversas muestras de arte, principalmente artes visuales (pintura, escultura, fotografía, instalaciones, arte digital, video, etc) y artes aplicadas, como arquitectura y arte objeto.

En el 2010, CCU se hace parte de un gran proyecto cultural donando la escultura en hormigón “Doble relieve y columna” del artista Federico Assler. La iniciativa Paseo de las Esculturas La Pastora, estuvo coordinada por la Ilustre Municipalidad de Las Condes y su Corporación Cultural, en donde el trabajo de artistas chilenos destacados se proyectan en el espacio público, con el objetivo de consolidar el barrio a través de un museo al aire libre.

2019

Luego de varios años de funcionamiento, la Sala de Arte CCU ha ido consolidando su propuesta en la escena plástica nacional. Se ha implementado un sólido programa de exhibiciones que abarca distintas expresiones artísticas, segmentadas en dos líneas curatoriales:  Sala de arte foco contemporáneo y Sala de arte foco social. La primera orientada hacia la exhibición de creadores de generaciones nuevas e intermedias del circuito artístico local, con foco en la experimentación y los nuevos lenguajes. La segunda, busca incentivar artistas no profesionales, como una instancia de integración social, bajo la certeza que la experiencia artística mejora la calidad de vida y fortalece e integra a las comunidades.

 

Beca Arte CCU

En 2011 dimos un nuevo paso apoyando al arte. A través de esta beca, CCU busca reconocer y fortalecer el desarrollo e internacionalización de artistas chilenos contemporáneos, promover el diálogo e intercambio de experiencias entre artistas y organizaciones relacionadas al arte mundial y generar redes de contacto.

Apoyada por el Ministerio de Relaciones Exteriores, el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes, Diario El Mercurio y la galería internacional Y Gallery, la primera versión de la Beca Arte CCU generó gran convocatoria.

La beca, consistente en una residencia de cuatro meses en International Studio & Curatorial Program (ISCP) de Nueva York, una exhibición en una galería especializada en arte latinoamericano en Nueva York,  y una exposición en la Sala de Arte CCU.

ENCUÉNTRANOS EN REDES SOCIALES

INSTAGRAM
@CCUenelArte